Construcción de la Institucionalidad
 
   

Establecer la Autonomía Indígena implica la necesidad de contar con nuevas formas de gobierno para la administración de los territorios.

Estas nuevas formas de gobierno son instituciones que deben responder a las siguientes necesidades:

Establecer sus Estatutos, reglamentos y marco jurídico.
El Estatuto del Gobierno Autonómico debe permitir el ejercicio de los derechos indígenas colectivos, y ser elaborado colectivamente con participación de toda la población (mujeres, jóvenes, profesionales, grupos de saber y conocimiento ancestral), y no sólo por los dirigentes. Debe basarse en los procedimientos, usos y costumbres indígenas, y debiera ser aprobado primero por los procedimientos propios indígenas, y recién luego, por el Estado.
Desarrollar Procedimientos de Elección de representantes, que probablemente sea diferente al régimen electoral nacional.
Definir las atribuciones, facultades y competencias del Gobierno Autonómico.
Construir las formas de relación con otras entidades del Estado y de otros territorios indígenas.
Elaborar la forma de lograr independencia y sostenibilidad económica, o bien la forma de dar participación al Estado, manteniendo autonomía.
En la construcción de los nuevos Gobiernos también es necesario tener en cuenta cuestiones que constituyen un desafío: la construcción de institucionalidad en territorios compartidos por varias comunidades (territorios multicomunales) o por varios Pueblos Indígenas (territorios multiétnicos); la construcción de institucionalidad en contextos inter-étnicos donde conviven indígenas con no-indígenas; y el lugar de lo consuetudinario frente a las formas organizativas modernas.