Medidas cautelares en el Caso de la represa de Bello Monte (Brasil)
 
   

Esta es una reciente medida cautelar de la CIDH a favor de los Pueblos amazónicos de la Cuenca del Río Xingú, cuya superviviencia se ve en peligro por la construcción de la Represa Hidroeléctrica Belo Monte, sobre tierras donde habitan pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

Recientemente, el 1º de Abril de 2011, la CIDH suspendió la construcción de la tercera represa más grande del mundo, proyectada en Brasil. Se trata de la Represa Hidroeléctrica Belo Monte, que implica la destrucción e inundación de 1500 km2 de tierras, conllevando la destrucción de la flora y la fauna de los que los pobladores indígenas dependen para su subsistencia, el desplazamiento de más de 20.000 indígenas desde sus territorios, y la inmigración de 100.000 personas que constituye una amenaza para los pueblos en aislamiento voluntario, por la introducción de enfermedades y epidemias.

El caso fue presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el año 2010, por una coalición de organizaciones de la sociedad civil, y en nombre de 20.000 personas de los Pueblos Indígenas de la Cuenca del Río Xingú, en el estado de Pará, que al verse afectadas por el proyecto perderían sus tierras de cultivo y los territorios donde habitan.
La CIDH sostuvo que la obra pone en peligro la vida de las comunidades, incluyendo algunas en aislamiento voluntario, e instó al Estado de Brasil a suspender la obra en el plazo de 15 días, y cumplir con 4 condiciones mínimas antes de cualquier actividad relacionada a la represa:
  1. Consulta previa, libre e informada, y culturalmente adecuada, con cada una de las comunidades afectadas y con el objetivo de llegar a un acuerdo.
  2. Garantizar el acceso de las comunidades a los Estudios de Impacto Ambiental y Social del proyecto en formato accesible y en idioma indígena, previamente a las Consultas.
  3. Proteger la vida de las comunidades en aislamiento voluntario y su existencia colectiva como tales, así como para prevenir la diseminación de epidemias y enfermedades.
De este modo, la CIDH respalda el derecho a la Consulta y al Consentimiento, previos e informados. El Ministro de Asuntos Exteriores de Brasil respondió a la Comisión manifestando que las autoridades se han quedado “perplejas” ante estas “injustificadas” peticiones. Las comunidades indígenas aseguran que mantendrán su resistencia contra el complejo Belo Monte.

Para saber más sobre este caso te recomendamos:


Medida Cautelar de la CIDH (en portugués).

Povos do Xingu contra a construcao de Belo Monte La construcción de una presa en Brasil desplzará a comunidades indígenas
{youtube}YgtC93oUfNU{/youtube} {youtube}h7zTgOjnTWE{/youtube}
Greenpeace Canal de TV de Castilla y León