“Se debe ratificar un derecho preexistente. Esta es una nota clave. No existe cesión de derechos por parte del Estado, sino reconocimiento de la continuidad histórica del derecho.
Se titula no para ser dueños sino porque son dueños”

Pedro García (2010)

La Constitución Nacional de 1993 en su Capítulo VI sobre el Régimen Agrario y de las Comunidades Campesinas y Nativas, establece que el Estado apoya preferentemente el desarrollo agrario, garantizando la propiedad privada o comunal de la tierra, que cuando son abandonadas pasan a ser de dominio del Estado para su adjudicación en venta (Art. 88); y que el Estado respeta la identidad cultural de las Comunidades Campesinas y Nativas.

De acuerdo a la Constitución, las Comunidades Nativas son personas jurídicas, autónomas en su organización, trabajo comunal y en el uso y la libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y administrativo, dentro del marco que la ley establece. La propiedad de sus tierras es imprescriptible, salvo en el caso de abandono (Art. 89).
Cabe destacar que sólo fija la imprescriptibilidad de las tierras de las Comunidades Nativas, no así que sean inalienables e inembargables; como lo eran con la anterior Constitución. Para saber más sobre las Comunidades Nativas haz click Aquí.

Ley 26834 de Áreas Naturales Protegidas (1996)
Esta Ley (que puedes descargar Aquí) define las Reservas Comunales como áreas destinadas a la conservación de la flora y la fauna silvestre, en beneficio de las poblaciones rurales vecinas (Art. 22). Bajo esa figura fueron designadas las reservas comunales Yanesha, Asháninka, Machiguenga, Sira y Amarakaeri, Tamshiyacu-Tahuayo. La propiedad de esos territorios pertenece al Estado. Puedes ver los Mapas de las Reservas Comunales, haciendo click Aqui. Para saber más sobre la forma de administración de las reservas comunales, visita la Sección de Marco Legal-Gobernanza.

Ley 28763 de Protección de Pueblos Indígenas en Situación de Aislamiento y en Situación de Contacto Inicial
La Ley (que puedes descargar Aquí) establece las Reservas Indígenas como tierras delimitadas por el Estado a favor de esos pueblos, para proteger sus derechos, su hábitat y las condiciones que aseguren su existencia e integridad como pueblos (Art 2.d). Reconoce su derecho a poseer las tierras que ocupan y al libre acceso y uso extensivo de sus tierras y recursos naturales para sus actividades tradicionales de subsistencia (Art 4.). Define la intangibilidad transitoria de las reservas, en tanto mantengan su situación de aislamiento, prohibiendo otros asentamientos poblacionales, y la realización de actividades distintas a los usos y costumbres ancestrales de los indígenas (Art. 5), y restringiendo el ingreso de foráneos a las mismas (Art 4.).

 

Recursos Naturales

En su Capítulo II sobre Ambiente y Recursos Naturales, la Constitución Nacional establece que los recursos naturales renovables y no renovables son propiedad del Estado, que es soberano en su aprovechamiento, pudiendo otorgarlo a particulares, y siendo dicha concesión un derecho de su titular (Art. 66). En el Art. 69 señala que el Estado promoverá el desarrollo sostenible de la Amazonía, con una legislación “adecuada”.

De acuerdo a la Ley 26821 de Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, las comunidades campesinas y nativas tienen preferencia en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales de sus tierras, debidamente tituladas, salvo expresa reserva del Estado o derechos exclusivos o excluyentes de terceros (Art. 18).